Finca Es Castell

El edificio del hotel Es Castell data del siglo XI, trasladándote al entrar a una época pasada, donde los secretos de las generaciones pasadas se encuentran en las gruesas piedras que forman sus paredes.

Dispone de abundantes zonas románticas, desde un paseo por el patio empedrado de la Edad Media, la parada para admirar la prensa de oliva, o el paseo por los jardines hasta la piscina, con su resplandor de buganvillas, la terraza al aire libre, donde se debe comer, o la azotea, donde se puede apreciar la espectacular vista con un buen vino frío. Un rincón romántico muy especial es el apartado salón detrás del comedor, donde hay incluso una cálida chimenea. Las habitaciones están decoradas al estilo tradicional mallorquín, reflejando el carácter distintivo de este lugar y ofreciendo vistas espectaculares de la finca y alrededores.

La Finca se encuentra dominando el paisaje circundante, abarcando la majestuosa Sierra de Tramuntana en la parte trasera del hotel, y de los olivos en la parte delantera. Más allá se vislumbran los diferentes pueblos diseminados en las tierras que se extienden hasta llegar a la Bahía de Alcúdia. La piscina y los jardines ofrecen vistas impresionantes. Hay hamacas, tumbonas, sillones y un gran espacio alrededor de las cuatro terrazas. La paz y la calma, además de un servicio atento y discreto crean un ambiente único y especialmente romántico.

Leave a reply

Your email address will not be published.